El cantor de jazz. Los orígenes del cine sonoro

Introducción

Cuando, el 23 de octubre de 1927, al jolson, con el rostro pintado de negro, se dirige desde la pantalla al público del wamer theatre, en nueva york, y le asegura: «you ain»t heard nothinyet («todavía no han oído nada»), el público presente y los historiadores futuros están de acuerdo en que ha nacido el cine hablado. La vox populi relega inmediatamente la denominación ya tradicional de movies y la reemplaza por la de talkies. Son aún numerosos los críticos y cineastas de prestigio que no se dejan convencer por el nuevo invento, pero la voz popular es más fuerte: menos de dos años más tarde, más de 5.000 salas de cine estadounidenses están provistas de los nuevos equipos de sonido.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información