Guillermo Marconi, un inventor práctico

Introducción

En el Parque Nacional de Cape Cod, en los Estados Unidos de América, situado a pocos kilómetros del lugar favorito de veraneo de los más pudientes ciudadanos del país, frente a las olas del Océano Atlántico, apenas sobresalen de las dunas unos cimientos de hormigón y unos hierros oxidados. Es todo lo que queda de la prímera estación de radio construida en el continente americano, desde la que Guillermo Marconi envió, después de patentar en 1900 su invento, un mensaje de radio a la lejana Europa. El mar avanza tenazmente sobre estos restos históricos, que las autoridades de este pintoresco lugar cercano a Boston han convertido en un pequeno museo de la radio, con el mismo espíritu con que supieron ver al comenzar el siglo las fantasticas posibilidades de las teorías que el joven Marconi defendía con obstinación.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información