Hindenburg. El último dirigible

Introducción

En la tarde del 6 de mayo de 1937, poco después de las siete, se produjo la tragedia que acabó con uno de los símbolos aéreos de la pujante Alemania nazi: el incendio del LZ 129 Hindenburg, uno de los gigantes del aire de su tiempo. Su fin acarreó el de toda una raza de atlantes aeronautas: los dirigibles.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información