La Revolución Cubana

Introducción

Fidel Castro.

En 1959, un grupo de guerrilleros establecidos en Sierra Maestra, Cuba, derrocó al régimen de Fulgencio Batista. La noticia dio la vuelta al mundo, que contempló asombrado las imágenes de unos jóvenes barbudos, uniformados de verde olivo, más parecidos a los alegres compañeros de Robin Hood que a lo que se entendía como un revolucionario moderno. Al frente de ellos, el abogado Fidel Castro y su inseparable puro. Las primeras informaciones calificaban la rebelión como un levantamiento nacionalista y democrático; muy pronto, sin embargo, Castro y sus partidarios evolucionaron hacia posiciones abiertamente izquierdistas, y ya en los primeros años de la década de los sesenta casi nadie dudaba de que la URSS acababa de ganarse un aliado a menos de 100 kilómetros de la costa estadounidense. ¿Cómo calificar hoy a Cuba? ¿Es sólo la versión caribeña de las democracias populares satelizadas por Moscú? ¿O es quizá, como ciertos intelectuales europeos creyeron durante algún tiempo, un proyecto nuevo de revolución? A estos interrogantes intenta responder Hugh Thomas, autor de una monumental Historia de Cuba y conocido especialista en temas de política latinoamericana.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información