Sol y Sombra. El Mundo de los Toros

Introducción

El color del capotazo pasó del grabado a la fotografía.

«¡Animo, don Luis, y que no tenga usted que trabajar nada esta tarde!». los aficionados, de aquel 1942 en que se consagró manolete, vivían la corrida del domingo desde que se levantaban temprano por la mañana, y para ellos todos eran protagonistas. el cirujano de la plaza también. la ingenuidad de la época les hacía expresar con tan ingeniosos circunloquios sus deseos más nobles: que el cirujano no tuviera que trabajar; que no hubiese cogidas.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información